Facebook Twitter Google +1     Admin

Camino del cementerio

20061108222423-tumba.jpgMascullemos el oscuro conjuro
del deseo con los labios negros
que deja la muerte
en el dolor y el estrépito
y hagámonos realidad
en la inflamada carne del averno...
                        
Refleje nocturnidad el día
entre los perfumes de las pútridas flores
que fraguaron arrancadas de su savia
el recuerdo de unas ánimas...
                               
Que la rueda de la rueca ruede
entre las risas de las Parcas
mientras inerte el cuerpo se amortaja
entre los grumos de polvo y sangre
mientras al puzzle juegan perdidos
entre el cielo y tierra los innombrables.
Y de nuevo comienza otro hilo
la bobina de la vida,
se acuerda la prestación sombría
de su despojo y el encargo
de su elixir imaginario...
                                         
Dejemos a la distancia y al olvido
el recuerdo de los amantes
cuando tratamos de recomponer nuestra historia
entre la realidad y los sueños
mientras nos abandonan las imágenes...
                                       
Los escamosos huecos de las mentiras
tintan de hiel la esperanza amada
entre las sacrílegas sábanas
que ahora comparten la impuesta tristeza
y el impenetrable silencio de una lágrima
de miedo muerta
mientras se desboca en desmañado trote
lo que fuera deseo
y cobija el sufrimiento
en las fuliginosas tinieblas de un “te quiero”
                                         
No anunciarán las cornetas
el nacer de la alborada...
                                           
Bruna la lluvia
inunda el alma que aún niña
juega entre los brazos fuertes del cariño
cuando enferma la lejanía
las manos de incomodidad y ausencia.
Los ojos miran en el recuerdo
la casa paterna...
y tiemblan.
Y otra lluvia ciega al dolor...
y consuela...
                                        
Puede el llorar en su llanto
fecundar en Gea la rebelión de los tiempos
mientras las manos contienen el abandono
de lágrimas en los profundos pozos
del desconsuelo
cuando a ellos llegan los sollozos
de los suplicantes.
                                           
Y puede que en la ilusión soñemos
con fin del baile
en las playas blancas del suspiro,
donde reposa
de mi ser
el sufrimiento…
                                         
©  FreeWolf
 
08/11/2006 22:21. Autor: José Luis García FreeWolf #. Noctívagos

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris