Facebook Twitter Google +1     Admin

Se oculta la inmortalidad

20070809020326-ocultainmortalidad.jpg

El fruto pende ya de la rama

y no hubo mano que lo tomara para sí

o acariciara.

                       

No se perdió la savia,

tuvo ajustada la vida,

conforme a su entrega,

mas al final, todo

regresa al igual que se inicia.

                          

Estuve allí,

cuando dejó dentro el hálito

su sonido en el silencio

y el estremecimiento imperceptible

descendía desde otra rama.

                    

Cómo ansían las flores ese rocío

cuando la mañana no oculta la tristeza.

                        

El olor,

el de las tardes inconfundibles,

planea de unos cuerpos a otros

mientras los pájaros te aguardan.

                        

©  José Luis

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris