Facebook Twitter Google +1     Admin

El estuche

20070910013517-escolar.jpgRecuerdo de pequeño los días previos a la escuela.
El olor a nuevo de los libros, la punta afilada del lapicero,
blancos los cuadernos… en el silencio de la cartera.
                   
Eran días inquietos por volver a ver a los compañeros
y saber qué maestro te “tocaba”.
               
Pasaba ratos hojeando y ojeando los libros
queriendo aprehender lo que no era el momento
pero que llamaba la atención por los dibujos y grabados,
por ese olor especial a estreno
y por el curso que se iniciaba,
a veces con pantalones nuevos…
               
El primer día de clase todo era sacar
y sacar de la cartera
libros, estuche, cuadernos...
                
Pupitres de madera que crujían con tus movimientos
queriendo dar a entender que después del letargo del verano
ellos también volvían a la vida.
             
¡Quién no recuerda ese flamante estuche de dos pisos
donde tenías reunido bajo el dibujo de la serie del momento
todo tipo de colores, gomas y utensilios…!
                
Esa escuela queda en el tiempo lejos
aunque muy cerca en el recuerdo…
                    
©  José Luis
08/09/2007 23:48. Autor: José Luis García FreeWolf #. Dentelladas

Comentarios » Ir a formulario

Autor: gobina

Todo ,lo vemos en la memoria del recuerdo,como si fuese un mundo virtual.La escuela,el olor a guisos al llegar a casa,el rumor de la música del momento,los hermanos,los amigos,la madre joven... El olor a libros y pinturas nuevas,forrar los libros,y escribir con letras preciosas cada asignatura en el cuaderno...

Hoy una sobrinilla mía ha empezado el cole...y venía enfadada,porque le han cambiado de clase y de profesora...

Qué tengas un buen curso,maestro...

Ahora ,son profesores ,educadores...etc,etc...pero la palabra más bonita es "maestro"

Fecha: 10/09/2007 15:28.


Autor: José Luis

Pigmentaciones de recuerdos entre los paños de una cartera que fue referencia de libros y compañera de escuela.

Memoria de maestros que pasaron con nosotros por los números y las letras, por los ríos y montañas, por la piel y el silencio (a veces una bofetada), por la infancia y las miradas nuevas... por un sin fin de cosas hasta que una luna nueva dijo BASTA y a partir de entonces nos hicimos nuestros propios maestros y, como Aladdin, lo recogimos en una lámpara para que al frotar su brillo nos concediera el deseo de volver, y volver a ser niños...

:-)
Gracias...

Fecha: 10/09/2007 17:27.


Autor: gobina

¡Qué mágico¡¡¡

Fecha: 11/09/2007 00:32.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris