Facebook Twitter Google +1     Admin

En busca de la otra orilla

20080510221934-otraorilla.jpg

El agua humedece tus riberos
rumorosa, mientras pasa por el puente
desordena de tu catedral las piedras
en la profundidad de los reflejos.
  
A la orilla se mecen unas tablas,
rizan sinuosas el silencio en ondas
que se expanden concéntricas al cielo
tras las cigüeñas que gráciles lo atraviesan.
   
Es una mañana de mayo clara y vigorosa
con el sol lamiendo la quietud del aire
mientras se han desposeído las nubes
tras el eco invisible y unos revoloteos.
  
Alargo el brazo hacia la margen del río
y dejo que me bañe el agua los dedos,
sueño que transito por tus calles
mientras braceo hasta la otra orilla.
  
©  José Luis

07/05/2008 23:25. Autor: José Luis García FreeWolf #. Noctívagos

Comentarios » Ir a formulario

Autor: Chus

¡Ay! mi salamanca hechicera,
como la corriente del río
te metes en el alma de los que te conocen y no les queda ´más remedio que amarte y rendirse a tus pies.
Chus.

Fecha: 11/05/2008 19:36.


Autor: José Luis

Supongo que aquello que vemos a diario se mete tan profundamente en nosotros que no es posible quedarse al margen de su influencia.
Aun así ¡nuestras milenarias piedras y su corriente son un poderoso influjo para estos aquiescentes mortales...!

Fecha: 12/05/2008 11:46.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris