Facebook Twitter Google +1     Admin

La selva que fue jardín

SelvaJardin

 

Feroces las hiedras se adormecen
en los ladridos raudos de la noche,
de la mórbida aspereza de la selva
enhiesto el suelo desalfombrado yace,
rugiente la maleza dilata en su savia
las pupilas infernales del adviento.
   
Titila lumínico el círculo errante,
el tiempo en sus surcos se desmiembra
procaz entre los susurros del descuido,
tus labios descerrajan aún en las palabras
otros surcos dentro mis labios, imperceptibles
son los avances sórdidos de sus ramas.
   
Poseo entre mis dedos ligados,
los atillos inaprensibles de la bruma,
los latidos de la sangre oscurecida
ahogados en el rumor doliente
del silencio,
la selva que jardín fuera.
   
©  José Luis

28/02/2011 23:07. Autor: José Luis García FreeWolf #. Noctívagos

Comentarios » Ir a formulario

Autor: ojodefuego

Biennnnnnnnn!!!!!!
Un poema precioso. Auqnue suena un poco triste y silencioso. Bien visto, la selva también es hermosa.

Besos

Fecha: 04/03/2011 18:53.


Autor: J. Marcos

Para quien la viviera jardín, sí, con tal vez un indeseado esfuerzo puede sentir placer al contemplarlo convertido en selva.

Fecha: 06/03/2011 10:47.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris