Facebook Twitter Google +1     Admin

Una carta devuelta

20071231003931-cartadevuelta.jpg

No suele pasar
pero hay ocasiones en las que
se olvida ponerle el nombre a la carta,
no un nombre cualquiera
sino el nombre del destinatario
es como si en realidad no se quisiera mandar esa carta.
  
Las cartas son signos en papel,
signos que nos afectan
porque una palabra busca su realidad
y provoca una reacción en cadena
donde emergen mares y olas,
cantos de estrella o polvo de hechizo.
  
¿Cuántas de esas cartas no habrán llegado a destino?
  
Y no nos engañemos
no se nos olvida poner el nombre
sino que somos celadores de nuestra intimidad,
somos carteros de la noche
y nuestras palabras viajan siderales
por los mundos que soñamos,
por las órbitas cariátides de los ojos
mientras el aire nos devuelve su mirada.
   
©  José Luis

30/12/2007 23:21. Autor: José Luis García FreeWolf #. Pupilas

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: marcos

No hace mucho, escuché en televisión la noticia de que en los Estados Unidos una terjeta postal había llegado a su destino con noventa y tantos años de retraso, como es lógico, el destinatario ya había fallecido. Dicen que más vale tarde que nunca, pero no tanto, verdad?

Pero bueno, no te escribo este comentario para contarte esta soplapollez, sino para desearte un feliz 2008; que te llegue cargado de inspiración y nosotros que lo disfrutemos.

Seguiré siguiéndote los pasos, bandido!

Fecha: 31/12/2007 07:50.


Autor: José Luis

Gracias, Marcos.
También espero que sean 366 días para sembrar y recoger noches y días, palabras y sentidos, ilusiones y desesperanzas... como buenos seres humanos...
Abrazos

Fecha: 31/12/2007 16:17.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris