Facebook Twitter Google +1     Admin

Rompiente

Rompiente

Una lengua salina y blanca llega del mar

hasta la costa del olvido donde las tardes

reciben los recuerdos enraizados del día

y de los años, mientras acaricia las rocas.

  

La armonía de las olas y el batiente del aire

se acurrucan en mis sueños, los ecos de las sirenas

vuelven otra vez a la tierra donde nacieron

cuando ninguna pisada hollaba la hierba

y el paraíso era una promesa aturdida del hombre.

  

Las aguas glaucas y resbaladizas entonan

los murmullos recónditos de la naturaleza

y en la orilla son recogidos como conchas

sonoras y vigilantes al acercarles un oído.

  

Quisiera ser esa espuma que fermenta

después de recorrer inmensidades,

de haber visto en la infinitud del mundo

todos los ojos del deleite y la belleza,

todas las piedras anhelosas y orantes

donde se han depositado los hombres.

  

Quisiera ser el rompiente donde se oculta el sol

cuando los albores de la muerte me muerdan

y acallar en la brisa de mi alma los suspiros…

  

© José Luis

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris