Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2008.

Descanso junto al mar

20080701012056-descansojuntomar.jpg

Dorada la arena
bajo los húmedos pies
burbujea de complacencia.
  
El mar me trae recuerdos
el mar se lleva olvidos
el mar arrastra la pesadez
de la muerte
y galopa en la lejanía
a lomos de la vida
los hipódromos de la inconsciencia
y los sueños.
  
Mojaré desnuda el alma
y la piel del silencio
y los sonidos profundos
de los que eran mis versos
para volver
con las manos vacías
con la tinta agotada en las venas
del mundo
donde nuevos soplos nazcan
del seno de la noche
y de los rayos desconocidos de la luna
mientras ahogo los aullidos
en las yemas de tus dedos
como inaudibles dentelladas
en la tez del deseo.
  
Sí,
voy al mar
a recoger el agua
que envuelve a los vivos
en sazonadas palabras,
en el manto de la aurora
hasta que las rosas de mi ventana
hilen en un vuelo sus pétalos…
  
©  José Luis

01/07/2008 01:20. Autor: José Luis García #. Noctívagos Hay 6 comentarios.

De vueltas y regresos

20080716180125-devueltasyregresos.jpg

El horizonte
una oscura línea entre lo glauco y lo azur
una línea imaginaria entre dos naturalezas
terrenal y de ensueño
acuática y onírica
donde se resguarda del paso del tiempo
la suavidad de la arena en la playa
o las cálidas caricias de las olas
en la placidez de la mirada.
  
Largos son los paseos
por las entrañas del horizonte
mientras se deshacen los labios
de la pronunciación de las palabras
y permanecen taciturnos, silentes
en la inmanencia del viento
como versátiles e impelidos cometas
que atravesasen hebras intangentes
de sueño o del destino.
  
Dorada la arena
subía por mis pies
el mar de los recuerdos
y el agua, burbujeante,
embebía mi silencio
con irradiadas alas de luna
en los babores de la inconsciencia,
tras el denso caminar de los días
por los espejuelos de la serenidad
o las riberas del reposo.
  
©  José Luis

15/07/2008 23:19. Autor: José Luis García #. Dentelladas Hay 2 comentarios.

En contacto

20080717193537-encontacto.jpg

La bandada de patos anadea
azul el dilatado cielo de julio
donde el vacío de las nubes
invoca el batir de las alas
y la lejanía es el reto de la sombra
en la fresca corriente de agua
que aleja el vuelo de las plumas
con palmípedos esquíes improvisados,
chapoteo de espuma al contacto.

Estoy en una pequeña y coqueta pasarela
desde la que observo la versatilidad
consustancial de la naturaleza,
la majestuosidad con la que desciende
acrobático el ánsar de los cielos
y cómo el equilibrio mantiene
con sus remos extendidos,
una magnífica estampa
de emplumados alerones coloridos.

© José Luis

16/07/2008 22:50. Autor: José Luis García #. Pupilas No hay comentarios. Comentar.

Ventana de pesadilla

20080717193731-ventanapesadilla.jpg

El barco fantasma
extingue sus días en la mar
confusa de los desvelos
tras las estelas que se borran
cuando se hunde un deseo
en la naciente carne del olvido.

Espectral se levanta una figura
entre los albores del sueño
y las dicciones malignas
que se ahondan en las cicatrices
como el clamor sordo e imprevisto
de una multitud impenetrable.

Es la ventana un reflejo
esperpéntico de los temores
que rondan los alrededores
injustificados del tiempo.

La sed un niño enjuaga
en el vaso de las pesadillas
y en los amorosos brazos
de su bucanera madrina.

© José Luis

17/07/2008 19:32. Autor: José Luis García #. Noctívagos No hay comentarios. Comentar.

El tejuelo de la bruja

20080719020504-tejuelobruja.jpg

Se asoma el sol
bajo los tropiezos de la sombra
mientras florece estival la nieve
y las añiles florituras de las olas
del malecón tras encaladas manos.

La mañana permanece muda
en los embates salobres del agua
a las rocas inmóviles y desgastadas
donde certeros llegan los rayos
como ojos que no parpadean
y dejan que resbalen las lágrimas
por el sendero rosáceo de tu imagen.

Paciente espera el tejuelo
la lluvia delicada de la dicha
o la platicadora vuelta del alba
para recoger íntimos los secretos
de las “brujas” que recorren el mundo
y frecuentan el corazón de los hombres.

© José Luis

18/07/2008 23:09. Autor: José Luis García #. Estelas Hay 1 comentario.

Colmena Fontana

20080719215811-colmenafontana.jpg

Zumban
las nubes de las alturas
entre las flores de la mañana,
es una niebla impermeable
donde se celan los caminos
que llevan a todas y a ninguna parte.
  
Los manantiales
aclaran las piedras del destino
inalterables en los valles
y dejan impalpable el agua
en los surtidores de la colmena
donde liban el tiempo las abejas
entre platos elípticos y fugaces.
  
Resbalan los hilos
de espuma cóncava y armoniosa
por los senderos furtivos del aire
tras los rumores de las pisadas
tras las palabras que se escapan
húmedas por la boca
hasta los pies de la noche.
  
Una niña
voltea la fuente de las teselas
donde reposa modernista
la evocación azulejada de Gaudí
entre mieles y virginales ceras,
gentil ofrenda monolítica.
  
© José Luis

19/07/2008 21:58. Autor: José Luis García #. Pupilas No hay comentarios. Comentar.

Borbotón embocado

20080721163326-borbotonboca.jpg

Parten los rumores de la concha
rociados de la boca engalanada
turbulentos de sol y tenue grana,
en el fresco rincón de terracota.
  
Las palmeras asaetan el aire
huidizo del calor y las ramas
entre los paseos inhumados
de tierra y tumbas morales.
  
Borbotones parten en surcos
incoloros de inevitables rebordes
como un beso en la noche huidizo.
  
Suspira pétreo el rostro, en el corte
ovalado de su boca, tras los puntos
ciegos de los ojos inmersos en la noche.
 
© José Luis

20/07/2008 23:21. Autor: José Luis García #. Cubil Bucólico No hay comentarios. Comentar.

Desde un ojo

20080721163507-ojo.jpg

La claridad dorada de la tarde reverbera
donde el fuego halló refugio en el dragón rojo
y la resurrección acuñó de los cadáveres el ojo,
mirada imperdonable e inquietamente penetrante.
  
Desde la pupila despegan los sueños y el olvido
hasta la línea trasversal, lejana del horizonte
donde la trascendencia del silencio se encoge
en los evanescentes trazados de arcos coloridos.
  
La luz, descompuesta en la pirámide secular, huye
de la red de la nada para que el miedo desaparezca,
y en la libertad del aire los sagrados esbozos otea
del alma que creó en el mundo el saber que fluye.
  
© José Luis

21/07/2008 16:35. Autor: José Luis García #. Dentelladas No hay comentarios. Comentar.

Ratos de concentración y lectura

20080723184846-ratoslectura.jpg

El muro sustenta la quietud
de las hojas impresas
mientras se pasean los ojos
por las ideas y letras.
  
En cada piedra una lágrima
aguarda el resbalar de los sueños
y el pasar inconsciente de los dedos
por los recovecos de las láminas.
  
El muro sustenta la quietud
de las horas densas
mientras se pasean los ojos
por las formas y siluetas.
  
El mar le murmura al oído
de las palabras la cadencia
que el viento no se lleva
en su peregrinar por el libro.
  
La sombra sustenta la inquietud
de las horas densas
mientras juegan los rayos de sol
por tus formas y siluetas.
  
© José Luis

22/07/2008 23:42. Autor: José Luis García #. Noctívagos No hay comentarios. Comentar.

El escondite del sol

20080723183448-esconditesol.jpg

Son las nueve
y los árboles crecen la noche
en la espesura de la sombra
mientras toronja el sol se esconde
entre las frondas y opacas ramas.
  
Pareciera que un ojo se asomase
por la hendidura del silencio
y observara la intimidad asaltada
de la soledad.
  
Son los agujeros
para los ojos un imán
que se encienden
como faro de la nocturnidad
navegante de los sueños.
  
Viscosa maraña de edades,
la telaraña del tiempo,
atrae ígnea la bola
de los continuados y excitantes
ocultamientos.
  
© José Luis

23/07/2008 18:34. Autor: José Luis García #. Pupilas Hay 1 comentario.

Jueves 24

20080726120739-jueves24.jpg

Los días entre semana tienen mucho en común,
son días con rutinas, con tareas continuadas
y las circunstancias sobrevienen sin decirlo,
sin anunciarse, inesperadas inferencias del pasado.
  
Hoy es jueves y el reloj sigue marcando el ritmo
de los instantes mientras se trueca el sol naciente
en un pulcro sacrificio toronja a los pies del horizonte
donde el calado de los ojos profundiza en el día
y la retina restituye la noche en el carro de fuego.
  
He paseado por el puente milenario que frecuenta el río
mientras recogían las aves sus vuelos en las ramas
aquellas que escuchan el susurro placentero del agua
aquellas que no desistieron nunca en la esperanza
de ser portadoras de las inmortales alas de Ícaro.
  
Ruge el sol furtivos los rayos de Zeus
en el paraninfo de las propensiones
de ser tan humanos hasta la muerte…
  
©  José Luis

24/07/2008 23:16. Autor: José Luis García #. Estelas No hay comentarios. Comentar.

La gravedad del peso

20080726115405-gravedadpeso.jpg

Urdimos incesantes esfuerzos
para sostener las cargas
que nos acontecen a diario,
que surgen de la tierra
y se elevan hasta sujetar
nuestro enjalbegado conocimiento
como el fiel de una balanza
que aguarda nuestro hálito
para desplegar el resorte
y saber hasta dónde podemos
o estamos dispuestos a llegar.
  
Se agacha nuestro cuerpo
y recibe el peso de la fuerza
o la capacidad del sufrimiento
en la que unificar los tantanes
de guerra o de silencio a muerto
tras los escalofríos de la piel
y la tensión de los surcos de colores
que brotan tras las lágrimas del viento
cuando con los brazos extendidos,
cuando con las palabras sobrantes
de las cartas perdidas en los labios
asistimos al parto de la noche,
a la superación de los miedos.
  
Una mujer mira el suelo,
busca las raíces de la gravedad,
las que sujetan el juramento
de la Luna a las vueltas de la Tierra
mientras prestan los días
el amor aplazado del tiempo
a la humanidad creada.
  
©  José Luis

25/07/2008 22:56. Autor: José Luis García #. Noctívagos No hay comentarios. Comentar.

La sombra del reloj

20080726120610-sombrareloj.jpg

No es necesario mirar el reloj para saber la hora,
no es necesario ser origen de vida para venir al mundo
donde los sentidos acumulan terminales de impresiones
en el arcón de la inconsciencia, pozo sediento y ciego.
  
Espera la sombra desplazarse por el arco de hormigón
y el milimetrado de segundos para anunciar el paso
pertinaz de la bóveda celeste por los 360 grados
de la cabeza, de oreja a oreja en inaudibles sonidos
que conformarán algún día esos recuerdos evocados
por alguna magdalena y el té crepuscular de los sedientos.
  
El reloj extiende sus brazos en los que retiene la luz
en el baile cruento de espinas y rosas, el jardín del tiempo
arroja las manecillas de la tarde al lienzo de la noche
y las estrellas, que rilan en mis ojos, abrazan tu cuerpo
que la sombra del reloj oníricamente descubre, o cubre.
  
©  José Luis

26/07/2008 12:03. Autor: José Luis García #. Cubil Bucólico Hay 3 comentarios.

La pared que retomó las alas

20080727232141-paredalada.jpg

La tarde desciende por la luz del río
y los pájaros retornan a la algarabía
de sus raudos vuelos entre las ramas
de la sombra donde caen lentas las alas
y se olvidan de las nieves de enero
y de las férreas montañas invernales
mientras reciben los violetas rayos
en la gravedad última de su cuerpo.
  
Cálida la pared, que mira el poniente
de los deseos y la hierba que prospera
en las riberas fluviales, retiene la volada
de un gorrión entre los ásperos salientes
peñascosos de la refrescante sombra
donde con su pico busca insectívoro
el apetitoso refugio del hambre.
  
Mientras, entre las piedras, un rugido
abría el cráter de la inconsciencia,
multitud de imágenes haladas partieron
batiendo las alas de su destino
y explorando las posibilidades de la noche
se difuminaron en los brazos amantes
de dos jóvenes que en un beso se fundían.
  
©  José Luis

27/07/2008 23:17. Autor: José Luis García #. Pupilas No hay comentarios. Comentar.

Vela subyugada

20080727215116-velasubyugada.jpg

De la tierra la boca ya no retiene el magma
de los años pasados bajo el hierro del tiempo
y, junto a las flores, otro tallo emerge solo
fuera de las corrientes del mar y de los vientos
que trajeron los aromas de las cúpulas bárbaras
donde dejaron otros hombres su sudor y sangre.
  
Nació la pluma de las lenguas que se arrastraban
por los confines de la mirada extraña y de un velo
invisible entre los contornos de la lozana noche
en la que los sueños, como nubes áureas, flotaron
entre las pipetas y los alambiques del destino.
  
Grabadas en el suelo las palabras caminan despacio
desde el surco de la estilográfica hasta el pensamiento
desbordado de amaneceres y acrobacias sin alas,
mientras roturan mis dedos fértiles la memoria
ahondan las lágrimas del olvido raídas fotos
y rebosan en los vasos de la victoria la dulzura
de los años templados en los paseos por tu mirada.
  
Es mi vida una vela subyugada a los embates del deseo
y la dicha, cuando el soplo ardiente de tus labios ondea
los lazos cárdenos del crepúsculo desde mi interior,
donde los remeros de la sombra avivan las olas
y los rescoldos del abismo con las runas de tu nombre.
  
©  José Luis

28/07/2008 21:55. Autor: José Luis García #. Noctívagos No hay comentarios. Comentar.

Edad restablecida

20080730014224-edadrestablecida.jpg

Las rosas aroman la estancia
entre los árboles deshojados
en la profundidad del invierno
y las líneas onduladas del lienzo
entreverado por la luz del techado
en afines esmaltes con la alborada.
  
El talle de tu cuerpo fragancia
genuinos los recuerdos de la noche
mientras sube la niebla de mi boca
hasta los turbios confines de la luna,
se oculta la música de los corazones
y emergen los ecos desde la tierra,
largos gemidos de púrpura y pétalos.
  
Inocente la mocedad disimula de tus pómulos
el aterciopelado murmullo de los recuerdos
arcanos desde la inadvertida edad de los vestigios
cuando las cortezas de los árboles eran mensajes
desgranados por el viento y el sigilo de las almas
en lo profundo de todos los fluidos fecundos
que transitan con las lágrimas del destino
y los arcos de los indelebles violines del mundo.
  
Tu voz se confunde con el rumor del horizonte,
con las crestas de un mar embravecido y jadeante
que de cada época acumula las hojas del olvido
tras las velas que consumen su cera en el silencio
de una estancia breve y sutilmente iluminada
con los evanescentes frunces de las estaciones
con el fluir del tiempo…
  
©  José Luis

29/07/2008 23:42. Autor: José Luis García #. Cubil Bucólico No hay comentarios. Comentar.

Desenredando

20080731013548-desenredando.jpg

Atraviesa la red del mar la humedad
entre las espumas de nuestra alborada
y con sus hilos marisco errado enreda
en la marisma del olvido donde los escollos
son manos experimentadas de pescador
que deslía la mañana en el bancal del estío.
  
El torso desnudo de la noche ondea
en el abismo de la sombra y el silencio
donde lúcida la redondez de Selene
atrae el deseo de lobos y hombres
sobre la lujuria inherente de la vida,
transgredidos límites destronados.
  
Al borde del malecón vuelven a esperar
las redes a la barca y a la sombra marinera
para extenderse como una isla vaporosa
por los confines velados de la noche
por los inmortales confines de los sueños
en los que jaurías de peces me persiguen
con sus bocas insondables y abiertas,
parecieran las herméticas puertas del hades
dispuestas a engullir la futilidad en un beso.
  
Recogen las manos del suelo un cigarrillo
que apuran con el humo toronja de la tarde
los alalá entonados en la colindante lejanía
donde el mar y el horizonte se unifican…
  
©  José Luis

30/07/2008 23:42. Autor: José Luis García #. Estelas No hay comentarios. Comentar.

Atardecer de una escalera

20080801012404-atardecerescalera.jpg

Inciden los últimos rayos del día
en la claridad férrea de la escalera
con los dorados fúlgidos de la tarde
rasgando del arpa azogue los sonidos
que se elevan púrpura por el aire denso
donde algunas sombras movedizas bostezan
el glauco frescor de las briznas silvestres
y un abejuco toronja revolotea el cielo
jaspeado de pálidas y untuosas melodías.
  
Pétreos los escalones descienden hasta Perséfone
con el florido manto equinoccial al límite de su espalda
salpicado de fragantes pétalos de jazmín y madreselva
mientras Hades se sujeta a la noche en las almas
que gobierna inmutable entre los tenebrosos caminos
de los sacrificios seculares, donde se volteaba la muerte,
y los cánticos otoñales con la esterilidad de la tierra.
  
Siento cómo el pasamanos se desliza suavemente
por la piel tersa de los sueños tras los pasos de Morfeo
y el oscurecer de los ojos mientras retengo la música
en los oídos lánguidos de los árboles que ensombrecen
el aire del jardín al silencio tumultuoso de los pájaros.
  
©  José Luis

31/07/2008 19:42. Autor: José Luis García #. Noctívagos No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris